E.g., 2019-9-16
E.g., 2019-9-16

Mostrar más

Muestra menos

Home > Casas de Vacaciones > Destino > San Pedro del Pinatar

San Pedro del Pinatar

San Pedro del Pinatar es uno de los principales núcleos turísticos de la Costa Cálida, Murcia. Situado entre el Mar Menor y el Mediterráneo, este destino es famoso por su tradición pesquera, sus lodos curativos y sus salinas y arenales. Más de 300 días de sol al año y playas para dar y tomar hacen de la Costa Cálida un destino con posibilidades casi infinitas. La zona de La Manga y el Mar Menor, icono del turismo en la Región es un paraíso vacacional donde los grandes.

COSTA
A medida que se avanza hacia el sur una espectacular sucesión de acantilados de pizarra y calas solitarias se abren paso hasta llegar a Cartagena y a su litoral urbano. El siguiente punto destacado es Mazarrón, un destino de sol y noche, ideal tanto para disfrutar de una jornada a pie de playa como para permanecer despierto hasta el amanecer. En el punto más meridional se encuentra Águilas, cuyas riberas nos invita a perdernos entre bahías, puertos, puntas rocosas y playas de arena fina y a disfrutar del turismo náutico y subacuático en toda su intensidad.

Hay además encantadoras y pintorescas localidades pesqueras, como La Azohía o Cabo de Palos, donde perderse unos días; puertos como el de Mazarrón para pasar una divertida noche y disfrutar de una magnífica gastronomía tras un día de playa; paraísos naturales, únicos en el Mediterráneo, a la altura de las playas de Calblanque y Calnegre... y uno de los complejos turísticos más preciados del Mediterráneo: La Manga del Mar Menor un paraíso entre los dos mares, de playas infinitas de fondos de arena y aguas cristalinas.

Desde el pueblo pesquero de Águilas hasta las blancas dunas de la playa de El Mojón, en San Pedro del Pinatar, se extienden kilómetros y kilómetros de playas y calas solitarias que aguardan al bañista, al navegante, al pescador y al submarinista. Descubre lo que cada uno de estos destinos te puede ofrecer. Asy es la Costa Cálida, el destino ideal para pasar unos inolvidables días de descanso sea invierno o verano.

SALINAS Y ARENALES
El Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro es uno de esos paraísos naturales perfectos para los que huyen de masificaciones y complejos turísticos. En esta reserva de aves acuáticas y migratorias podrás avistar flamencos, recorrer senderos, disfrutar de un refrescante chapuzón en el Mediterráneo y contemplar uno de los atardeceres más espectaculares de la costa.

ESENCIA DE MAR
Toda la esencia de la tradición pesquera de San Pedro queda reflejada en su lonja de pescado. Lo mejor es ir a primera hora del día para ver cómo llegan los barcos después de un día de trabajo, escoltados por las aves marinas. Una vez que los pesqueros llegan a puerto comienza la subasta. Buena oportunidad para ver las capturas del día. Además está la opción de comprarlos en las pescaderías locales o saborearlos en los numerosos restaurantes del municipio. No olvidar los langostinos del Mar Menor, que son de consumo obligado.

LODOTERAPIA AL AIRE LIBRE
En San Pedro se encuentra la mayor zona de lodoterapia al aire libre de toda Europa. Venir aquí y no embadurnarse de pies a cabeza con sus famosos barros mineromedicinales, es un delito. Hacerlo a pie del estanque salinero habilitado para tal fin o bien en los hoteles y centros que ofrecen tratamientos especializados es decisión tuya. Y si quieres llevarte el paraíso a casa, no olvides que podrás comprar lodo en los centros de talasoterapia.

PASEOS COSTEROS
Pocos paseos son tan bonitos como el de La Mota, que transcurre entre las aguas del Mar Menor y los estanques salineros de Lo Pagán. Encontrarás multitud de personas con los cuerpos cubiertos de lodo y expuestas al sol, verás molinos de viento, atravesarás un desierto de dunas y finalmente llegarás al punto en el que se unen los dos mares. El paseo marítimo es otro itinerario que no necesita programación, ya que los espectaculares colores del atardecer, las vistas panorámicas del Mar Menor y la suave brisa marina ejercerán una atracción inevitable sobre ti. Durante el largo paseo marítimo encontrarás hoteles, bares, restaurantes y tiendas de todo tipo.

BAÑOS DE MAR
En San Pedro del Pinatar podrás disfrutar de nuestros dos mares, del Menor, en playas como La Mota, La Puntica y Villlananitos; y del Mayor o Mediterráneo, en espacios protegidos como los de las playas de La Llana, que forman parte de las Salinas y Arenales de San Pedro, Torre Derribada y el Mojón.

RURAL
Sin duda, la cara más desconocida de la Región de Murcia se encuentra en su interior. El Valle de Ricote es una vega fértil de palmeras y frutales que conserva aún intacto el espíritu de la cultura morisca. Este oasis es el mejor lugar para recargar energías y reencontrarse con lo auténtico. El Parque Natural de Sierra Espuña es el pulmón verde de la Región, idóneo para amantes de los deportes de naturaleza, amigos de los bosques y de la comida casera. 

Las tierras altas del Nordeste, en el Altiplano, son ricas en vino, cultura y pinturas rupestres. Aquí los paisajes son tan espectaculares que parecen pintados y el buen gusto y la hospitalidad son constantes. En el lado opuesto, en el Noroeste, es tradición recorrer la Vía Verde, subir a la cumbre más alta de la Región, asomarse al antiguo mundo íbero y saborear uno de los mejores arroces de España al cobijo de un buen fuego.

TURISMO ACTIVO
El turismo activo es una de las grandes propuestas de ocio en contacto con la naturaleza que ofrece la Región de Murcia. A lo largo de la costa, desde Cabo de Palos y Portmán, hasta Águilas, el litoral ofrece numerosas posibilidades para la práctica de todo tipo de deportes y actividades. En las tierras del interior, el visitante encontrará una completa oferta para la práctica de rutas a pie, a caballo o en bicicleta de montaña, rutas fotográficas, rutas histórico-arqueológicas, escalada, climbing, trekking, agroturismo, rafting. Además, la oferta se completa, tanto en la costa como en el interior, con todas las infraestructuras de diferentes empresas especializadas que organizan jornadas activas para el disfrute en plena naturaleza por tierra, agua y aire: rutas de espeleología por las cuevas más singulares, equitación, agroactividades, descenso en canoa, espeleobuceo, submarinismo, parapente y delta.